El 100% de lo que recaudemos con estos anuncios lo dedicaremos a fines relacionados con la adopción

viernes, mayo 04, 2007

Adaptacion. Adolescencia. Niños estresados



Adaptacion. Postadopcion. Adolescencia


Este artículo está extraído de la web (http://www.esmas.com/mujer/mamaybebe/) y nos habla del estrés, sus causas y efectos, y de cómo los más pequeños están también sometidos a él, aunque nos pueda pasar a veces inadvertido.



Según se comenta en el artículo, la tensión es buena y normal en todo proceso evolutivo y de aprendizaje, pero cuando esta tensión se vuelve insoportable, es decir, que supera nuestra capacidad de afrontarla con soluciones, ocasionando ansiedad, es cuando sobreviene entonces el estrés.



No cabe duda que estamos rodeados de una vida activa y llena de responsabilidades, deberes y cosas que hacer, pero es importante pensar cómo este tipo de vida no sólo nos afecta a nosotros (personas adultas y "perfectamente formadas") sino a los niños, que todavía tienen tanto que aprender y que muchas veces no son capaces de comprender lo que sienten, lo que hacen, o lo que les pasa.



Es por ello que es interesante plantearnos a veces hasta qué punto nuestros hijos pueden estar sometidos a situaciones de estrés, y qué debemos hacer para conseguir identificar y ayudar a resolver con nuestros hijos estas indeseables situaciones.



Finalmente nos da unas pautas o consejos para conseguir almenos prevenir el estrés, que tan malas pasadas puede hacer jugar a nuestros hijos.



Otros artículos que pueden ser de interés :



Adopcion.Postadopcion. Estrés infantil, síntomas y tratamiento


Adopcion. Adaptación. Postadopcion. 2ª entrega de RAD (Reactive Attachment Disorder) - Problemas con el vínculo


Adopción. Adaptación. Efectos reparatorios del apego



------------------------Inicio del artículo --------------


Niños estresados
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com

Fuente: Revista Padres e hijos



Los problemas de los niños, son tan importantes como los de los adultos y no deben pasar inadvertidos.


En estos días es difícil no encontrar personas que viven sometidas a constantes presiones laborales, familiares, sociales o económicas y cualquier detalle que se salga de la rutina o genere un problema adicional desencadena tensiones muy fuertes que ocasionan estrés y fuertes depresiones que afectan la salud integral.


Y es que estas situaciones, por cotidianas que parezcan, logran romper con el equilibrio emocional y físico de las personas, ya que se presentan como circunstancias de las que no se tiene el control inmediato o que se suman a la serie de problemas que ya se tenían aún sin resolver.


Pero aunque pudiera creerse que el estrés sólo afecta a los adultos, se ha comprobado que los niños y jóvenes también lo sufren y que las consecuencias pueden ser muy graves a nivel físico y psicológico, aunque lo eventos que lo producen no solamente sean negativos, sino también gratos e inesperados.


Sentirse tensos o preocupados es normal en la vida de todas las personas, pues el proceso de crecimiento y la adquisición de nuevas experiencias trae consigo cierto grado de presión, pero cuando éstas superan la capacidad para afrontarlas y generan ansiedad, aparece el estrés.


Los niños son más vulnerables en el aspecto emocional que los adultos, quizá porque no comprenden todavía el por qué de muchos eventos y porque deben lidiar con muchas exigencias a las que los adultos damos poca importancia o no nos damos cuenta de ellas, haciendo que sus fuentes de estrés provengan de los lugares y circunstancias que deberían darles más seguridad.


Presiones escolares, exigencias de los padres, problemas con sus amigos, pleitos, separación o divorcios de sus padres, enfermedades familiares, muerte de algún ser querido, cambio de escuela o casa, retos en los deportes y juegos, presiones por el tiempo de los padres, ruido, noticias del mundo y enfermedades, son algunas de las causas de estrés entre los niños y niñas que pueden perjudicar de manera importante su salud y su desempeño escolar así como sus relaciones familiares sobre todo con sus padres, familiares y amigos.


El asunto es más importante de lo que se piensa, ya que los niños ahora están viviendo una infancia llena de información que les es difícil de procesar y comprender, plena de violencia que les impide desarrollarse libremente sin temores, con exceso de responsabilidades y demandas ante una sociedad muy, pero muy competitiva que exige cada día más de ellos y ellas para que puedan salir adelante.


Otros problemas severos se originan por los problemas económicos que les afectan y por la cada vez menos disponibilidad de ambos padres para atenderlos, por la necesidad de trabajar y solventar los gastos de manera conjunta, lo que los lleva a sentirse solos e impotentes muchas veces para resolver sus problemas.


El riesgo es grande y puede manifestarse por medio de rebeldía, aislamiento, desarrollo de adicciones, enfermedades severas y hasta de suicidio, que lamentablemente se ha incrementado en niños y jóvenes de forma alarmante en los últimos años.


Si bien no es fácil cambiar muchas de las actividades y compromisos contraídos, sí podemos ayudar a los niños y niñas a combatir el estrés para que no se sientan presionados con facilidad, haciendo lo siguiente.
- Hacer que el tiempo que estemos con ellos sea de calidad y no tanto de cantidad
.
-
Mantener una actitud positiva pensando que todo tiene solución. El sentido del humor
es un factor protector muy importante, sobre todo durante los primeros años de vida.
-
Buscar espacios para distracciones y no encerrarse en los problemas, mucho menos compartir con los hijos los que solamente competen a la pareja
.
- Establecer un
estilo de vida saludable
, buena alimentación, hacer ejercicio, descansar, evitar el consumo de tabaco, bebidas alcohólicas y otras drogas.
-
Cuando haya episodios de estrés, evitar la ingesta de cafeína , chocolate, sal y alimentos ricos en grasas
.
-
Procurar que el ambiente familiar esté libre de ruidos estresantes
.
-
Escuchar a los niños y dar importancia a sus problemas, estableciendo juntos las posibles soluciones, para que sientan que son capaces de enfrentarlos
.
-
No compartir con ellos los problemas económicos, pero sí enseñarlos a ahorrar, a racionalizar lo que se tiene y evitar las compras de "caprichitos", como un medio de corregir la "culpa", por la falta de tiempo con ellos.

1 comentario:

Sendabide dijo...

Nosotros consideramos que el stres del niñ@ en la mayor parte de los casos, así como su hiperactividad es un tema íntimamente relacionado con los stresantes de los padres y sus dificultades para la contención de los hij@s. Es un tema que socialmente nos preocupa mucho.
Saludos

Sobre la propiedad intelectual: toda la información que hay en este blog ha sido extraí­da de internet de forma pública. Si hay alguna información que te pertenece y crees que no debe estar, nos lo pides e inmediatamente la retiraremos.