El 100% de lo que recaudemos con estos anuncios lo dedicaremos a fines relacionados con la adopción

miércoles, septiembre 24, 2008

Adopcion. Hay que exigir un plus de madurez a los padres adoptivos

Tal y como titula este artículo que hemos extraído de la web de Amada , es importante tener en cuenta que adoptar un hijo no es lo mismo que parirlo, y como bien dice el protagonista de esta entrevista, "No admitir las diferencias es lo mismo que considerarlas en exceso".

Cuando adoptamos un hijo, hemos de ser conscientes de que entramos a formar parte de una minoría de la sociedad , pues la mayoría de las familias están configuradas a partir de una parentalidad biológica.

Ello conlleva, por tanto, el inicio de una paternalidad llena de singularidades e idiosincrasias propias del hecho adoptivo. Un niño que no lleva nuestro código genético, de quien en la mayoría de los casos no conocemos ni su origen ni su modus vivendi en los primeros meses de su vida, que viene de una situación de marginalidad, de institucionalización, etc...

Ser padres es el reto más complejo al que se somete el ser humano adulto, y en el caso de la adopción, se añade además, el hecho de que se lleva a cabo de una forma que no es "normal", es decir, que no forma parte de una mayoría, con las consecuencias de intolerancia, incomprensión, inseguridad, prejuicios, ... con las que una minoría tiene que debatirse cada día.

Es normal por lo tanto exigir a las parejas o personas que hayan decidido adoptar, el disponer de algunos pluses que les permitan resolver los conflictos propios de su condición (Adopcion. La Espera. Adaptacion. Decálogo para las familias que hemos adoptado o vamos a adoptar ).

Este artículo nos habla de que la adopción tiene como fin buscar una familia a un niñ, y no al revés, y de la importancia de que los padres estén preparados y por tanto de la improtancia del proceso de idoneidad que más que ser un proceso de selección de los mejores padres, es un proceso de información, donde se pretende que la pareja que ha decidido adoptar conozca al menos algunos aspectos básicos de lo que significa haber tomado esta decusión.

Otros artículos relacionados :

Adpcion. Postadopcion. La importancia de ser padres adoptivos
Adopcion. La Espera. Postadopcion. Tienes la piel muy fina
Adopcion. La espera. Capacidad, ideoneidad y elegibilidad
Seleccion de postulantes a padres adoptivos
Preparacion y valoracion de los futuros padres adoptivos


---------------- Inicio del artículo ------------------
Hay que exigir un plus de madurez a los padres adoptivos
Entrevista de Cristina Turrau - 04•11•2005

El interés del niño debe prevalecer sobre los deseos o expectativas del adulto, sostiene el responsable de evaluación de las familias candidatas de Gipuzkoa, Jesús Jiménez Jarauta. Doctor en psicología y psicoterapeuta, Jesús Jiménez es el responsable de los informes previos al certificado de idoneidad para adopción. «En la adopción, el único bien que hay que proteger es el interés del niño», dice.

Nacido en Cascante (Navarra) en 1944, desde abril es adjudicatario de la elaboración de los informes psicosociales previos al certificado de idoneidad para la adopción que otorga la Diputación de Gipuzkoa. Trabaja con un equipo de 4 psicólogos y 4 trabajadores sociales.

- ¿Con qué actitud inician los padres los trámites para adoptar a un hijo?

- Mi experiencia me demuestra que existen una serie de creencias erróneas en torno a la adopción. Y una de ellas es plantear la adopción como un derecho de los adultos que la solicitan. En la adopción, el bien que hay que proteger es única y exclusivamente el interés del niño.

- Y la adopción, dice usted, ¿no es un derecho de quien la solicita?

- Por muy duro que parezca, el único derecho que asiste a las parejas interesadas es precisamente el de solicitar la adopción a las instituciones competentes y a recibir un trato justo.

- ¿Abundan las parejas que plantean la adopción como un derecho?

- Algunas parejas llegan con expectativas poco realistas. A veces se minimizan las dificultades y da la impresión de que se quiere conseguir el hijo a toda costa, sin tomarse un tiempo de análisis y de preparación.

- Además del tiempo de tramitación, ¿la adopción requiere un tiempo de preparación mental?

- Efectivamente. La Diputación organiza cursos para preparar a las parejas que van a adoptar a un hijo. Muchas veces, parejas que se han sometido a intentos de fertilización asistida pasan de forma inmediata a la tramitación de la adopción sin haber elaborado sentimientos y frustraciones asociadas a la infertilidad. Desde esta posición es más difícil adquirir la preparación adecuada para afrontar la adopción.

- Educar a un niño adoptado, ¿tiene más dificultades que educar a un hijo biológico?

- No admitir las diferencias es tan peligroso como considerarlas en exceso. El niño llega con una historia familiar traumática que termina en una experiencia de orfanato. El desconocimiento del idioma, la adaptación a otras personas y a otras costumbres convierten a la adopción en un fenómeno complejo.

- Insiste en las complejidades del hecho adoptivo...

- Es cierto que en la adopción priman las ventajas para el niño. Pero no hay que olvidar que el menor puede sentir desarraigo de su ambiente de origen y desvinculación de alguna persona de apego. Las conductas asociadas al síndrome de separación, como negarse a comer, trastornos en el sueño o rechazo temporal al padre o madre adoptivos, no son extrañas.

- Sostiene usted que no todas las familias son idóneas para adoptar.

- A veces se tiene la idea de que es suficiente dar mucho amor al niño para que sea feliz y que sólo deberían quedar excluidas de la adopción las parejas con trastornos de personalidad o socialmente marginadas. Aparecen así actitudes demasiado críticas y poco motivadas en relación al estudio de idoneidad que las instituciones competentes deben realizar.

- Parece que pide un plus de serenidad y equilibrio a las parejas que solicitan una adopción...

- Efectivamente. Los padres adoptantes deben estar preparados para superar fases complejas que ocurren normalmente tras la luna de miel inicial, en la que tanto el niño como la familia se esfuerza por agradar. Hay familias que permanecen en esta etapa para siempre y otras que inician el proceso de adaptación de forma menos grata, al no sentirse correspondidos en sus muestras de cariño y de atención.

- Y para superar esos momentos difíciles se necesita preparación...

- Por eso se les exige a estas parejas un plus de madurez. Los momentos difíciles, si se resuelven bien, pueden ser muy positivos para la formación de los vínculos afectivos y el apego. Una familia sin la autoestima, fortaleza y preparación necesarias manifestará una mayor proclividad a sentir culpa o fracaso.

- La adopción, ¿no siempre es la mejor de las soluciones?

- A veces se escucha que los niños estarán siempre mejor en una familia, aunque no sea la más adecuada, que en un orfanato. Se olvida que en dichos centros hay muy pocos niños adoptables según las expectativas de los solicitantes. Se solicitan niños de pocos meses o años y sin enfermedades. Hay tal demanda que los países de origen están fijando cupos a los países de recepción. En los orfanatos quedan los niños mayores de cinco años o los que poseen enfermedad grave.

- Hay quien se queja de que el estudio de idoneidad puede resultar invasivo...

- Son mayoría las personas que entienden el sentido y la necesidad de dicho estudio. Se trata de entender que se busca la familia adecuada para un niño, más que un niño para una familia, aunque el proceso se enfoque con respeto y voluntad de solución. Bastantes parejas inician el proceso de valoración con ansiedad y cierto recelo, pero se tranquilizan cuando comprenden que el procedimiento entra dentro de lo razonable.

- La adopción, ¿enseña mucho?

- Muchos padres afirman que el niño les ha dado a ellos mucho más de lo que ellos le han ofrecido. Entienden la adopción como receptores de un acto de generosidad del que también quieren hacer partícipe a la madre biológica.

5 comentarios:

Javier dijo...

Me siento, una vez más, indignado, discriminado e impotente. Resulta que los padres biológicos tienen derecho a serlo, pero los adoptantes no...
Estoy de acuerdo en todo lo que dice el señor Jiménez, excepto en eso. Por supuesto que los derechos de los niños han de prevalecer sobre cualquier otra consideración, y eso lo he manifestado en este foro en más de una ocasión, pero de ahí a afirmar que los padres adoptantes no tenemos derechos va un abismo. Esto demuestra que nuestros administradores no son personas, sino funcionarios sin sentimientos que se limitan a aplicar el procedimiento administrativo, sin más, son máquinas que nos tratan como si estuviéramos pidiendo una licencia de obras.
Y otra cosa, si estuvieran tan convencidos de los derechos de los niños ¿estarían los papeles durante meses y más meses acumulando polvo en los despachos?
Quizás la autora de la entrevista, Cristina Turrau, se debería dar una vuelta por el otro lado, el de los padres, que podríamos contarle muchas cosas de las que hacen estas personas tan "sensibles" que nos tienen en sus manos.

Naga Blog dijo...

Hola Javier,
Gracias como siempre por tu colaboracìón en el blog.
Es evidente que los padres adoptivos tiene derechos, sólo faltaría, como también es por todos sabido que la adopción es un instrumento que la sociedad ha creado para ofrecer a los niños una familia, y no para ofrecer a una familia un hijo, como mucha gente que no está muy relacionada con la adopción piensa.
Es posible que haya muchas parejas que no tengan un buen recuerdo o piensen que el proceso de la idoneidad fue una pérdida de tiempo, pero creo que en muchos más casos es un primer contacto con la realidad de la adopción , que con el tiempo resulta muy útil en la evolución de las parejas y su concepción de la adopción.
Otro tema es el transcurso de los expedientes que estoy de acuerdo contigo de que en muchos casos podría acelerarse y que seguramente es esta burocracia que hemos creado que genera estos altos niveles de incompetencia que lo único que acarrean son más problemas, ansiedades y estres a los niños y a los padres. Al final cuando tienes a tu hijo en brazos, todo esto suena tab lejano que llegas a olvidarlo.

maria teresa dijo...

hola,tengo que decir que entiendo muy bien a javier porque a veces los padres adoptivos nos sentimos como meros expedientes, como cualquier hoja de papel.. Se oye mucho hablar de los derechos de los padres biológicos y si que es cierto que nadie habla de los derechos de los padres adoptivos. A mi ésto no me molestaría tanto si de verdad sintiera que los derechos del menor priman ante cualquier cosa, que los derechos del menor son de verdad lo mas importante. Pero a veces no siento que eso sea así, a veces parece que los derechos de los padres biológicos son tan importantes que tapan, por decirlo de alguna manera, los derechos del menor.
Cuando a un menor le tienen que arrancar de su casa biológica porque a pesar de todas las ayudas que los servicios sociales les dan, no hay forma de que puedan estar ahí,y ya no digamos si están sufriendo malos tratos, dejadez, abandono, falta de atención.., en éstos casos no encuentro la explicación, de que todavía se pueda hablar de los derechos de un padre o una madre por muy biológicos que sean..
y que un peque de éstos, tenga que pasar años en un centro porque sus padres biológicos, a pesar de no ocuparse de ellos, impidan que puedan comenzar en otra familia donde les van a querer de verdad.. Tampoco lo entiendo.. y que una vez integrado en una nueva familia se haya dado el caso de que un juez haya decidido que debe volver a su familia biológica,(aunque se supone que éstos casos son los menos y que cuando un peque entra en preadoptivo ya no hay marcha atrás), pero aunque solo se diera una vez.. Tampoco lo entiendo..
se que el verdadero derecho a tener una familia lo tienen solo los niños y que buscan una familia para ese niño y no un niño para una familia, eso me parece bien, pero también estaría bien, que se dieran cuenta de que esa familia, esos padres adoptivos, los que serán sus verdaderos padres, son también personas con sentimientos, no un mero expediente.. un "recurso".

Naga Blog dijo...

Hola Maria Teresa, ya sé que no sirve de consuelo, pero yo tampoco lo entiendo.
Creo que el problema reside en que hay en toda la sociedad una mistificación de los derechos que se suponen intrínsecos en los lazos de sangre y en la familia biológica, que sólo hace que dañar a los más indefensos, los niños. Hay muchas entidades (legales, medicas y sociales) en nuestra sociedad que aunque sea duro creerlo, no ven ni tratan a los niños como sujetos de derecho, a quien hay que proteger en muchos casos de "los derechos de los adultos", sobretodo cuando éstos son sus padres biológicos.
Y éste es un tema con el que tenemos que luchar si queremos conseguir un mundo mejor, pues no hay que olvidar que "el niño es el padre del hombre", y si hacemos daño a los niños, se lo hacemos también a la raza humana y a nuestro futuro como tal.

Javier dijo...

Hola Mª Teresa y Naga.
Hace tiempo que no escribía nada en el blog y estoy encantado de volver a saludaros.
Estoy totalmente de acuerdo con lo que ambos decís, pero pienso que, aunque lamentablemente no podemos "educar", o "reeducar", a la sociedad, hemos de hacer todo lo posible para que esto cambie. Supongo que todos los que estamos inmersos en este tortuoso mundo de la adopción, unas veces tenebroso y otras maravilloso y lleno de ilusión, nos hemos topado con el clásico cotilla que, movido por el morbo, te hace preguntas que están absolutamente fuera de lugar, pero esta gente no me preocupa para nada. Pienso que es peor la indiferencia de una gran parte de la sociedad, que no conoce la problemática que hay en torno a la adopción y lo que es peor, no le interesa lo más mínimo conocerla, como ocurre con tantos otros temas sociales que están a la vuelta de la esquina. ¿Y qué podemos hacer nosotros? Pues pienso que la que aporta Naga es una buena solución, y es luchar, defender los derechos de los niños, los de los padres e intentar sensibilizar, al menos un poco, a las personas de nuestro entorno, para entre todos conseguir ese mundo mejor.
Un saludo.

Sobre la propiedad intelectual: toda la información que hay en este blog ha sido extraí­da de internet de forma pública. Si hay alguna información que te pertenece y crees que no debe estar, nos lo pides e inmediatamente la retiraremos.